Sueño realidad




La sensación recorría el cuerpo.. angustia, miedo y asco.

No era extraño que alguien volteara a verme lascivamente en la calle. A diario recibo piropos de viejos verdes.

Pero esta vez era distinto, alguien seguía mis pasos.

Como gata nocturna, siempre imaginé esta situación fatal.

Mi corazón latía a mil por hora, mientras apuraba el paso.

Quería gritar y correr, pero cada vez que avanzaba, el trayecto se hacía eterno.

El tipo camina cada vez más rápido y me alcanza. En ese momento volteo y entierro mi navaja en su pierna. Cae al suelo y golpeó su cabeza con mis botas. Escapó por la avenida Central y salgo del sueño.

Casi parece real. Abro mis ojos. Miro mis manos y están limpias.

Suspiró e intentó dormir. otra noche más recreó la escena de un acoso callejero, pero esta vez tengo respuestas. Soy inmensa, fuerte y violenta, Ojalá hubiese sido tan sólo un sueño.


3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo